6. CÓMO VER LA PELÍCULA O SERIE QUE TE ACABAS DE DESCARGAR EN TU TELEVISOR

Es la imagen de un perro en una habitación en llamas que dice que es muy fácil ver películas descargadas de internet en tu televisor

El autor de esta obra maestra es KC Green

Ahora que tienes tu película o serie descargada en tu PC, seguro que te gustaría verla en tu tele cómodamente sentado o, volvámonos locos, incluso tumbado en tu sofá.

He seleccionado lo que para mí son las mejores opciones y las he ordenado de menos a más prestaciones y versatilidad. Ese ha sido mi criterio principal, pero colateralmente también ha resultado en una especie de ranking de precios, de más barato a más caro.

Acompáñame en este paseo por el apasionante mundo de la reproducción en la tele de tus películas descargadas. Un viaje a un futuro vibrante lleno de emociones bipolares, lloros, risas, decepciones y satisfacciones.

Conectar tu ordenador al televisor con un cable

Es la opción más evidente y barata. Lo único que necesitas es el cable HDMI para conectar el ordenador al televisor. Es fácil que en casa tengas uno por ahí. Si no, comprar uno no te supondrá más de 12 €.

Lo mejor:

  • Si no gratis, superbarato
  • Fácil de implementar

Lo peor:

  • A la larga te aburrirás de estar conectando y desconectando el ordenador al televisor

Recomendado:

  • Si ves películas muy de vez en cuando

Conectar un pendrive USB o un disco duro a la tele

La segunda opción más barata para ver películas descargadas en tu TV es conectando algún dispositivo de memoria externa, como un pendrive (10 €) o un disco duro externo (50€), a la entrada USB de tu televisor.

Lo mejor:

  • Superbarato en la opción pendrive, algo menos barato con un disco duro.
  • Alternativa algo más cómoda que la anterior.

Lo peor:

  • Tardarás más, pero al final también te aburrirás de ir del PC a la tele copiando películas al disco duro.
  • Si el televisor no manda potencia suficiente al USB es posible que no detecte el disco duro externo. Cuidado con eso.
  • “Mi TV no reproduce vídeos del USB”. Si no actualizas los codecs de reproducción de tu televisor, ya sea porque te da pereza o porque la marca no te proporciona actualizaciones del firmware, no podrás ver algunos formatos de vídeo. Cuando te pasas un rato buscando una película, descargándola, pasándola a un disco duro, yendo a la tele, conectando el disco y ves que la tele no reconoce el archivo, te dan ganas de llorar. Hay que ser muy fuerte para no derrumbarse. Son esos momentos los que te curten como persona humana.

Recomendado:

  • Si tienes poco presupuesto
  • Si tienes mucha paciencia y resistencia a la frustración
  • Si quieres curtirte como persona humana

Usar una TV BOX es la mejor idea

Una TV Box es un aparato que se conecta al televisor y lo convierte en una smart tv vitaminada. Con él podrás ver tus películas descargadas o incluso ver películas y series online mediante aplicaciones muy populares como Kodi, Amazon Prime (pruébalo un mes gratis sin compromiso) o Netflix y conectarte a la red doméstica para compartir archivos. Suelen estar equipadas con Android como sistema operativo.

Hay un montón de modelos, desde genéricos fabricados por marcas chinas con nombres de fantasía hasta otros de marcas como Xiaomi, Apple, Nvidia o incluso Amazon y Google.

Lo que busco yo en estos cacharros es que tengan máxima conectividad (puertos USB y Ethernet) y máxima compatibilidad con los demás dispositivos de mi casa. Este requisito elimina a la mayoría de modelos, quedando sólo dos: las TV Box genéricas chinas y la TV Box de Nvidia.

Las TV BOX chinas, del gozo al pozo

Las TV Box chinas son un universo en sí mismas. Si no tienes cuidado con ellas acabarás atrapado en su teseracto mezclando situaciones temporales. Si en algún momento se cae un libro de tu estantería sin motivo aparente, lanza tu TV Box china por la ventana. Luego no digas que no te lo advertí.

Tienen dos cosas buenas: bajo precio y altas prestaciones. Por menos de 50€ tienes un aparato con una potencia mayor que modelos de marcas conocidas como Xiaomi o Apple que cuestan cuatro veces más.

Lo malo es que el hardware es de muy mala calidad y los procesadores que montan son una castaña. Es posible que te dure años, pero también que a los dos meses diga basta. Además, las especificaciones que marca el fabricante no siempre se cumplen. Por ejemplo, en la descripción puede poner que tiene 4 GB de RAM y luego cuando ya lo tienes en casa y lo enchufas resulta que solo tiene 2 GB. O aseguran que es 5.1 y luego ves que no. También pueden presentar problemas de reproducción, que la película dé tirones, etc.

En Amazon hay muchas con valoraciones positivas; sin embargo, me veo incapaz de recomendar una en concreto. En las opiniones de todos los modelos siempre hay alguien que se queja de los mismos defectos que te acabo de comentar.

Lo mejor:

  • Bajo precio
  • Altas prestaciones, en teoría
  • Son una lotería pero si das con una que te sale bien habrás triunfado

Lo peor:

  • Baja calidad de componentes
  • Probablemente te tocará devolverla y probar suerte con otra. Si lo piensas, en el fondo es gracioso. Muy en el fondo.

Recomendado:

  • Si te van las emociones fuertes y el humor absurdo

Mira, ya que insistes te puedo recomendar con la boca muy pequeña la Engel EN1015K. Diseñada por una empresa española, aunque montada en china, tiene bastantes opiniones buenas en Amazon y las negativas no son terribles. Para mi gusto tiene poca memoria interna y poca RAM, la ethernet a 100 MB/s es lenta y que las conexiones USB sean 2.0 me parece un atraso. El precio es aceptable. Cuesta un poco más que una TV Box china al 100% pero al menos te puedes fiar de que da las prestaciones que promete. Si no, siempre es mejor ir a quejarse a una empresa que habla español que no a una china. Yo le daría una oportunidad... si no estuviese totalmente enamorado de la que te voy a hablar a continuación.

La mejor TV Box del mercado: Nvidia Shield TV Pro

La Nvidia Shield TV es la mejor TV Box del mercado, por eso le miro con el emoji de ojos de corazones

La TV Box de Nvidia es la TV Box definitiva. Es un producto muy bien hecho. En cuanto a conectividad, tiene todo lo que necesito: 2 entradas USB 3.0 para un ratón, un teclado o un disco duro y conexión ethernet rápida (1 GB/s) para conectarla a la red doméstica a máxima velocidad.

Ofrece una calidad de imagen y sonido espectacular y además tiene potencia suficiente para mover vídeo en 4K. Viene con las aplicaciones instaladas de Netflix, Amazon Prime Vídeo, Disney +, Youtube, Spotify, Plex Media Server, etc.

Por si esto no fuese suficiente, también puedes usarla como consola de videojuegos. Con ella puedes acceder a GeForce Now, la plataforma de videojuegos por streaming de Nvidia, y Google Play Games.

Su precio es de unos 220 €. Aunque son bastantes billets, por todo lo que ofrece y las prestaciones que tiene es un precio bastante bueno, incluso barato.

El punto negativo que le veo es que solo viene con 16 GB de memoria interna. Aunque gracias a sus dos entradas USB 3.0 se puede ampliar con un disco duro. Yo le pondría un SSD externo para que la velocidad de lectura fuese muy rápida. Otra pequeña pega es que no trae el cable HDMI, necesario para conectarlo al televisor.

La Nvidia Shield TV Pro es para mí la mejor TV Box que existe. Sus puntos fuertes compensan con creces los débiles. Es una máquina brutal y preciosa. Me casaría con ella si pudiera, pero me conformo con lamerla.

Lo mejor:

  • Potente: CPU Nvidia Tegra X1, GPU Nvidia de 256 núcleos y 3 GB de RAM.
  • Calidad de imagen y sonido
  • Conectividad: 2 USB 3.0 + ethernet
  • Videojuegos en streaming

Lo peor:

  • Sólo 16 GB de memoria interna
  • No trae cable HDMI
  • Que no esté viva y se llame Jennifer

Recomendado:

  • Si quieres la mejor TV Box que existe y no te importa pagar lo que cuesta.

Deberías dejar de leer aquí. No creo que te convenga saber cuál es el siguiente cacharro del que te voy a hablar. En cuanto sepas de él te habrás tomado la pastilla roja y lo querrás muy fuerte. No sigas al conejo blanco.

NAS, la máquina que aún no sabes que necesitas

En el último peldaño de nuestra emocionante escalera de sistemas de reproducción de películas está el NAS. Te caes de espaldas con este artefacto, ya verás.

El acrónimo NAS significa Network Attached Storage. Lo que hay detrás de este nombre rimbombante es más que un simple reproductor de contenido multimedia. Un NAS es un sistema de almacenamiento en red que te permite tener tu propia nube. Es como ponerle un cerebro a tu casa.

Con un NAS podrás hacer de todo. Podrás utilizarlo como unidad de almacenamiento compartido para todos tus dispositivos, a la que podrás acceder desde cualquier lugar, ya sea en tu casa o fuera.

Puede hacer copias de seguridad sincronizadas de los archivos (documentos, fotos, vídeos) de todos tus dispositivos. Da igual si estás usando el móvil o el PC, tendrás acceso a todos tus archivos en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Pero lo que va a hacer que lo quieras sin remedio es por el partido que se le puede sacar a la hora de descargar películas. Con él podrás descargarte las películas con torrent y luego reproducirlas en tu televisor. Al estar conectado en red podrás acceder desde cualquier sitio, incluso desde fuera de casa. Es decir; que incluso podrías descargarte y ver una película estando en el autobús. ¿No es maravilloso?

El NAS que yo me compraría ahora mismo con los ojos cerrados es el NAS Synology DS218play, por dos motivos. Primero, porque está diseñado por Synology, que es una empresa seria que fabrica productos de calidad contrastada. Segundo, porque el modelo DS218play es el ideal como centro multimedia doméstico y a diferencia de otros modelos tiene capacidad para reproducir a 4K. Además, está diseñado para funcionar las 24 horas del día, como todos los NAS, y su consumo es bajísimo.

Yo sé que lo quieres. Te entiendo, yo también lo quiero. Por suerte para ti y tu bolsillo te voy a quitar las ganas ahora mismo. El DS218play cuesta unos 250 €. Tiene capacidad para dos discos duros que hay que comprar aparte porque no están incluidos. Los mejores discos duros para NAS son los Western Digital Red. Uno de 4 TB puede costar unos 130 €, aproximadamente. Así, el precio total del NAS rondaría los 400 €. Es un gasto grande pero si realmente piensas que le vas a sacar partido, por todo lo que ofrece vale la pena.

Lo mejor:

  • Versatilidad máxima
  • Descargar y ver películas desde cualquier lugar
  • Todas las demás prestaciones del NAS: sincronización con todos tus dispositivos, backups, etc.
  • Bajo consumo

Lo peor:

  • Precio caro si sólo vas a usarlo como reproductor multimedia
  • Aunque es fácil de usar, puede ser intimidante para neófitos tecnológicos
  • Lo quieres, pero no te lo puedes permitir

Recomendado:

  • Si eres un amante de la tecnología y las pastillas rojas

¡Y ya está! Aquí termina este tutorial. ¿Has visto lo fácil que era descargar películas gratis? Si te ha gustado y crees que esta guía le puede ser de utilidad a algún conocido o amigo, por favor, compártela. Compartir es vivir ;).

Atrás Volver a empezar